¿Y si la cantidad y grosor de mi hueso maxilar son muy reducidos?

También hay solución. Entonces se utilizan técnicas quirúrgicas alternativas con implantes diseñados para esos casos (Implantes cigomáticos) o mediante injertos de hueso. Esto permite que personas antes condenadas a llevar dentadura con mala retención, disfruten de dientes como si fueran propios, estables y cómodos.