¿Cómo se colocan? ¿Duele?

Se colocan mediante una intervención quirúrgica realizada por un cirujano especialista con anestesia local (en ocasiones, complementada con sedación). El postoperatorio es habitualmente muy bueno. Gracias a las modernas técnicas microquirúrgicas y mínimamente invasivas, es muy infrecuente la aparición de complicaciones, dolor, inflamación o hematomas. En todo tratamiento se indican analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos como norma. En casos de cirugía avanzada con muchos implantes dentales, injertos o casos muy complejos, la frecuencia de aparición de complicaciones postoperatorias es algo mayor.